Danza Contemplativa

Yahvé tu Dios está en medio de ti,
¡un poderoso salvador!
Exulta de gozo por ti,
te renueva con su amor;
danza por ti con gritos de júbilo,
como en los días de fiesta.
Sofonías 3, 17-18

 

“Y me dijo el Señor:
Mira hija mía: el hombre me ha buscado en multitud de lugares y en casi todos me ha encontrado. Pero mira, parece que se le ha olvidado buscarme en uno especial de mi predilección. Predilecto porque es creación mía, es casi la culminación de mi creación, pero el hombre se empeña en despreciarlo. Anda, ve, y dile que allí me encontrará más fácilmente que en sacrificios y templos. Que busque en su propio cuerpo, es un atajo para llegar a su corazón, donde habito Yo, El que Soy.”

Victoria Hernández

 

La Danza Contemplativa, a través de sencillas coreografías, nos va conduciendo poco a poco a la quietud interior, al silencio y a la serenidad, pudiendo llegar a convertirse en una oración.

Nace de la tradición cristiana pero cualquier persona con inquietud espiritual puede enriquecerse de este camino de silencio y oración.

Es desde aquel lugar desde donde se ve con claridad y donde la paz inunda el alma, que se danza, se eleva el brazo, se mira en contemplación y se abre el corazón al Misterio de Aquel que nos transciende y al Misterio de cada ser humano, del que tengo al lado y al de toda la humanidad.

 

Grupo de personas haciendo danza

joomla template